Método

Role Learning contra el miedo

El miedo es una emoción y como tal, una fuente de información que tenemos que saber interpretar. Nos lo explica muy bien Antonio Damasio: Las emociones y los sentimientos, lejos de ser intrusos, son un componente integral de la maquinaria de la razón. Esto no significa que no puedan causar estragos en los procesos de razonamiento en determinadas circunstancias, pero la ausencia de emoción y sentimiento, no es menos perjudicial.

Las emociones son nuestras aliadas y debemos confiar en ellas pero, sin llegar a cederles el control de nuestra vida. Daniel Goleman, en su libro sobre la inteligencia emocional, dice que las personas que no pueden poner cierto orden en su vida emocional libran batallas interiores que sabotean su capacidad de concentrarse en el trabajo y pensar con claridad. Esto es lo que les ocurre a muchos niños en la escuela cuando tienen que combatir el miedo descontrolado y pierden la batalla, es lo que Goleman llama secuestro amigdalar porque están a merced de las emociones.

Todos nuestros alumnos son capaces, desean aprender y disfrutar con lo que aprenden, pero una extraña fuerza poderosa controla su voluntad y tenemos que ser comprensivos, echarles una mano para que no les domine el miedo.

Pedro bajó de la barca y echó a andar sobre el agua acercándose a Jesús pero, al sentir la fuerza del viento, le entró miedo, empezó a hundirse y gritó: – Señor, sálvame. Enseguida Jesús extendió la mano, lo agarró y le dijo: -¡Qué poca fe! ¿Por qué has dudado? Mt 14

Otro maestro, el maestro Yoda, ya se lo había advertido a Luke Skywalker “El miedo es el camino hacia el Lado Oscuro, el miedo lleva a la ira, la ira lleva al odio, el odio lleva al sufrimiento” 

Pero no podemos crear en nuestro alumnos un sentimiento de culpa por tener una emoción de la que no se pueden desprender, sería una crueldad. Por eso hemos diseñado Role Learning, un método que nos sirve para colocar las emociones en el lugar que le corresponden. Role Learning crea un contexto donde los niños y adolescentes van a conocer, aceptar y ordenar sus emociones para poder vivir en libertad y responsabilidad la etapa escolar. Tener miedo de una forma ordenada es natural, es la emoción que nos mantiene en alerta frente a una amenaza y garantiza nuestra supervivencia.

Cuenta Viktor Frankl en sus escritos sobre la logoterapia que durante la II Guerra Mundial, en las trincheras, convivían un médico judío con un coronel alemán, cuando comenzó un intenso bombardeo. El alemán burlándose de su amigo le preguntó: – ¿Tienes miedo, a que sí? En eso se nota la superioridad de la raza alemana sobre la judía. El médico contestó: – Claro que tengo miedo pero, ¿qué tiene que ver eso con la superioridad de una raza sobre otra? Si usted tuviera tanto miedo como yo seguramente ya habría salido corriendo.

La moraleja de esta breve historia es que somos nosotros los que decidimos cómo afrontar el miedo. No es el miedo lo que nos hace débiles sino la respuesta que damos la que nos hace fuertes.

El miedo nace con la incertidumbre: ¿Qué pasará mañana?, ¿cómo me saldrá esto? ¿aprobaré o suspenderé?, ¿me regañarán o me felicitarán?, ¿me aceptarán como soy?, ¿tendré amigos si digo lo que pienso?, ¿se reirán de mí si me equivoco?, ¿qué haré si me pongo enfermo?, ¿qué haré si no tengo dinero?, ¿me hundiré en el agua?. Vivimos obsesionados y condicionados por un futuro que no existe. Role Learning es un método pensado para que nuestros alumnos no vivan preocupados por lo que les ocurrirá mañana, sino centrados e ilusionados en lo que están provocando, lo que hacen y lo que son, y que construye el mañana. 

Quiero terminar con otra sabia frase del Maestro Yoda a su aprendiz: “No lo intentes. Hazlo, o no lo hagas, pero no lo intentes”. Como le dijo Jesús a Pedro ¿Por qué has dudado?

  • Por miedo

WP_20150825_13_59_56_Pro

Respeta a quien ve gigantes y tiene miedo donde tú solo ves inocentes molinos.

Método

Motivación y Role Learning

La motivación es el combustible que nos impulsa a realizar una tarea independientemente de lo dura que esta sea. Por eso, por mucho que obliguemos a nuestros alumnos a encender los motores, si no tienen combustible no se desplazarán ni un ápice del lugar donde se encuentran. Así que nuestra primera tarea será llenar el depósito: – Chicos, hagamos lo que hagamos hoy, vais a ser capaces de hacerlo muy bien – Porque llenos de autoestima serán capaces de lograr las metas que se propongan y,  recordad que nuestra misión es hacerles capaces.

Durante los tres primeros años de vida un niño aprende a hablar y andar. Es un aprendizaje complejo pero, como el niño está hipermotivado, no hay que convencerle de lo importante que es que se esfuerce por aprender, lo hace porque disfruta mucho del proceso y por el placer de superar los desafíos que se propone. De hecho, incluso prohibiéndoselo, querrá aprender a toda costa. ¿Por qué entonces tenemos que ser tan cansinos en clase y soltarles la chapa todos los días sobre lo importante que es aprender lo que se les enseña? ¿Por qué conforme van creciendo ralentizan su aprendizaje?

La clave está en que a un niño de un año le emociona aprender, descubrir el mundo que le rodea y sentirse libre, aunque suponga un esfuerzo muy grande desplazarse hasta llegar a los enchufes o el mando de la televisión. Porque la emoción genera motivación y ese esfuerzo al final habrá merecido la pena. Muchos niños cuando entran en la escuela no encuentran la conexión entre lo que se les enseña y lo que creen que necesitan aprender y eso genera en ellos emociones incómodas y desmotivación.

IMG-20160809-WA0006

Role Learning es un método para crear experiencias que emocionen y provoque en nuestros alumnos la motivación suficiente para comerse el mundo. Porque como decía Platón “La disposición emocional del alumno determina su habilidad de aprender”. Estas experiencias se viven dentro de un CED (Contexto Educativo Diseñado) con tareas concretas, interdisciplinarias y significativas que se sitúan en el nivel al que Vygotski denominó Zona de Desarrollo Próximo (ZDP), el espacio que se encuentra entre las habilidades que ya posee el alumno y lo que puede llegar a aprender con el apoyo de sus compañeros y la guía del profesor. Con esto se evita que el alumno vea inalcanzables sus objetivos y se frustre o que le resulte tan sencillo que se aburra.

En estos contextos (CED), gracias a los retos o desafíos motivadores, conseguimos provocar en nuestros alumnos la necesidad de aprender, porque generan expectativas de éxito que repercuten positivamente sobre su motivación y rendimiento.

Buscamos un “aprendizaje compatible con el cerebro”, una denominación acuñada por Leslie Hart y que explica muy bien Begoña Ibarrola en su libro Aprendizaje emocionante. Editorial SM (2016) “El concepto de crear un ámbito compatible con el cerebro simplemente sugiere que los ámbitos escolares deben permitir que el cerebro trabaje como naturalmente trabaja y no que se adapte a un nuevo y ajeno modo de operar, lo que conlleva una disminución de su efectividad.

Lo más importante es crear un ámbito en donde el aprendiz se sienta emocionalmente bien y pueda desarrollarse como persona”

Algo muy importante es que este método tiene en consideración el “periodo sensible” del niño o joven, el momento en el que el alumno está maduro para aprender algo. Porque, al igual que María Montessori y su insistencia en la importancia de respetar el ritmo de maduración de cada niño, creemos que es inútil tirar de las hojas de una planta para que crezca más rápido y, menos aun, cuando estamos convencidos de haberla plantado en un terreno rico en nutrientes y agua donde solo tenemos que cuidarla. Además, gracias a los avances de la neurociencia conocemos mejor cómo funciona el cerebro y podemos ser más precisos y rigurosos en nuestra tarea como educadores. En role Learning los desafíos que planteamos, al ser motivadores, consiguen que nuestros alumnos focalicen su atención en el mismo, con la consiguiente producción de dopamina. Durante el proceso de resolución existe una gran actividad cerebral, se produce andrenalina y se convierte en una experiencia apasionante. Cuando han conseguido resolver el desafío, la satisfacción es tan grande, debido a la serotonina que producen que ese recuerdo es lo que les motivará a emprender cualquier proyecto nuevo que les planteemos en el futuro.