Libros·Recursos

¿Productor o consumidor? Creador

Existen dos tipos de escuela, la que ofrece enseñanza y la que ofrece aprendizaje. Role Learning está más cerca de la segunda. Creamos CED´s (Contextos Educativos Diseñados) para que se den las condiciones idóneas donde nuestros alumnos aprendan.

Un buen profesional tiene la obligación de conocer a la perfección el producto que vende y eso, es lo mínimo que se le puede exigir a un maestro Role Learning. Esta entrada quiere poner en el punto de mira un objetivo prioritario: Aprender, conocer y manejar el diseño y la impresión 3D.

“El final del siglo XX fue sobre la información haciéndose digital. El siglo XXI será sobre acercar el mundo virtual y el físico” (Hod Lipson y Melba Kurman)

Es evidente que el átomo y el bit están cada vez más cerca, se va desdibujando poco a poco la frontera que separa estos dos mundos para que surja una nueva realidad. Estamos viviendo la cuarta revolución industrial, basada en sistemas ciberfísicos que combinan infraestructura física con software, sensores, nanotecnología, etc. ¡no podemos quedarnos al margen!

Una realidad en la que las máquinas fabrican máquinas para realizar los trabajos que hasta ahora estaba haciendo el ser humano. Y, como consecuencia de esto, y ya está ocurriendo, crece la productividad pero también, como no seamos capaces de adaptarnos, el desempleo.

Al igual que la máquina de vapor fue determinante en la primera revolución industrial en esta lo es la impresora 3D, capaz de confundir productor y consumidor. Movimiento maker en su máxima expresión. En la actualidad ya es posible imprimir en multitud de materiales: papel, plástico, madera, cerámica, vidrio, metal, incluso materiales biológicos y moleculares.

Estas piezas están expuestas en ESPACIO Fundación Telefónica.

El bolso LEG9 de Jenne Kyttanen está formado por cientos de discos y eslabones conectados entre sí, sale de la impresora en una sola pieza y lo puedes diseñar a juego con el vestido y los zapatos que no has sacado del armario sino de la misma impresora. Un violín o una flauta para amenizar la tarde. Unas plantillas o una prótesis para reemplazar a las antiguas que empiezan a deteriorarse. El quemador de turbina de gas fabricado por SIEMENS o cualquier pieza para el coche, la lavadora o la bicicleta y con la ventaja de que ya no las tienen que traer de ninguna parte ni tiene que venir el técnico a instalarla.

Con una impresora 3D puedes fabricar cualquier cosa, porque además, como nos informa uno de los paneles de la exposición “En un proceso de fabricación tradicional, cuanto más compleja es la forma de un objeto, más cuesta crearlo. Con estas impresoras, la complejidad no supone un coste añadido. Para fabricar una forma compleja y ornamentada no hace falta más tiempo, habilidad o coste que para imprimir un simple bloque. Esto rompe totalmente con la política de precios tradicionales y cambia el modo en que calculamos el coste de fabricación de las cosas.”

Con este panorama ¿qué papel juega la escuela?. “Lo ideal sería que los estudiantes fueran a la escuela para hacer aquellas cosas que no pueden hacer fácilmente en casa o en otro lugar. Esto significa que las escuelas y, por extensión, las instalaciones escolares deberían proporcionar los recursos que facilitaran “nuevos” tipos de aprendizaje, donde los estudiantes pudieran aplicar la teoría en escenarios de la vida real al tiempo que interactúan con sus compañeros bajo la tutoría de profesores que ejercen de mentores y asesores.” (Nair P.)PrakashEn Mirlo Blanco-Role Learning creemos que nuestros alumnos y profesores son un valor en sí mismo y serán siempre insustituibles. La tendencia materialista de reducir al ser humano a lo que “produce” y “posee” pierde todo su sentido, porque no podemos competir y pretender ganar la batalla siendo infinitamente inferiores a las máquinas, tanto en el almacenamiento y la gestión de datos como en  otras muchas cosas. Es cierto que estamos dispuestos a perder el control de la producción, cediéndoselo a las maquinas, pero nunca el de la creación. Este método pone el énfasis en la capacidad creadora de nuestros alumnos. Apostamos por espacios donde  se desarrolle la creatividad, se descubran cosas nuevas y nuevas formas de hacer las cosas para que luego, las produzcan y reproduzcan las máquinas las veces que haga falta. Creamos espacios donde los alumnos puedan relacionarse en libertad con los demás, para descubrir así la felicidad que todo ser humano busca y el sentido que tiene la vida.

El hombre en busca de sentido

Libros

El currículo

En la entrada anterior ya comentábamos la necesidad de diseñar un nuevo currículo, una idea que compartimos un grupo cada vez más numeroso de profesionales de la educación.

“Nuestros niños se merecen una educación del siglo XXI, no del siglo pasado; una educación que los prepare no solo para cuando terminen la escuela, sino para los siguientes cien años. Está claro que todos los chavales deberían saber leer y escribir, por lo menos con un nivel mínimo pero es igualmente cierto que esas destrezas en particular tendrán menos importancia en las vidas de nuestros chicos que la que tienen ahora mismo, para ser reemplazadas por otras destrezas nuevas.” (Prensky, M.)

Pero no es sencillo lo que propone Prensky porque el futuro es incierto y desconocido, nos podríamos hacer una vaga idea del mundo que se van a encontrar nuestros alumnos pero, muy a corto plazo y de una forma muy velada. Nuestros objetivos han dejado de ser fijos y nuestro armamento balístico es obsoleto. Teníamos unos conocimientos sobre la balística interior (lo que ocurre en el interior del arma desde que es alimentada hasta que el proyectil abandona la boca de fuego) como de la balística exterior (la trayectoria y los efectos perturbadores del medio ambiente sobre el proyectil) que nos permitían acertar casi siempre en el blanco. Pero el objetivo se mueve, continuamente y a gran velocidad. Como Zygmunt Bauman recomienda “en esas circunstancias, se hace preciso un misil inteligente capaz de cambiar de dirección a medio vuelo en función de las condiciones cambiantes.”

Necesitamos un currículo inteligente que prepare a los alumnos para que durante la fase de vuelo (desde que finalizan su vida escolar) puedan “detectar inmediatamente los movimientos del objetivo, averiguar todo lo que se pueda y se deba averiguar sobre la dirección y la velocidad más recientes del blanco, y extrapolar -a partir de la información recogida- el punto exacto en el que se cruzarán ambas trayectorias (aspiraciones y logros). Estos proyectiles no pueden suspender nunca la recogida de datos y el procesamiento de información que realizan mientras se desplazan: su blanco nunca deja de moverse y de variar de dirección y de velocidad, por lo que siempre están actualizando y corrigiendo el punto de encuentro previamente determinado.” (Bauman, Z.) Así, el profesor tiene la misión de lanzar el proyectil (empoderador) sin apuntar a ningún blanco en concreto pero con la confianza de que el proyectil inteligente (alumno) será capaz de alcanzar el objetivo, invisible por ahora (futuro), gestionando toda la información y haciendo uso de las destrezas y competencias adquiridas.

Zygmunt Bauman es catedrático emérito de Sociología de la Universidad de Varsovia. Ha sido profesor en las universidades de Leeds, Tel Aviv, The London School of Economics, entre otras. En este libro podemos encontrar un minucioso análisis de nuestra sociedad occidental y lo que él denomina la “modernidad líquida”. El incierto y delicado campo de cultivo donde crecen y tenemos que cuidar a nuestros alumnos.

WP_20170702_17_23_55_Pro (1)

Frente a la cruda realidad que nos describe Bauman en Vida líquida y a la que están expuestos nuestros alumnos, la metodología Role Learning quiere colaborar en la creación de contextos, como el Reino de Fantasía de Michael Ende, donde nuestros alumnos sientan la necesidad de ponerse en acción para evitar que La Nada, la carencia de imaginación de los humanos del mundo real, termine con las creencias y los sueños.

 

Libros

En red, no en línea

Me ponía delante de mis alumnos con la intención de transportarles lo más cerca posible a la Alemania de 1939. Empezaba a narrarles con toda la pasión del mundo, y uno detrás de otro, aquellos amargos acontecimientos que marcaron la historia de Europa. Mis ojos orbitaban a la velocidad de la luz cuando empezaban a levantar las manos de dos en dos y de cuatro en cuatro. Tenso y con una gota de sudor recorríendome la frente les escuchaba -Profesor, ¿España qué hacía en ese momento? , ¿cómo eran las armas que utilizaban los alemanes?- , -Profesor, ¿Estados Unidos está muy lejos de Japón?- Intentaba responder a todas aquellas dudas que iban surgiendo 19, 20…21, 22, 23… pero eran insaciables, cuanta más pasión le ponía y más información les daba, más manos se levantaban.
Fue aquella experiencia la que me hizo descubrir que trataba con nativos digitales. Que mis alumnos cuando empezaban a abrir ventanas buscando información no había manera de pararles (menos mal) y no se daban cuenta que delante tenían un procesador de otra generación, incapaz de dar respuesta a sus ganas de aprender y a la velocidad que la demandaban.
Todo esto me hizo replantearme cuál era mi papel en el aula, porque si era dar únicamente información, entonces, por el bien de mis alumnos debería retirarme. Como dijo David Thornburg “Cualquier profesor que pueda ser reemplazado por la tecnología, merece serlo”. Pero autores como Prensky nunca nos dejan caer en la desesperanza y nos abren un horizonte amplio y mucho más atractivo.
“En su mayoría, los contenidos del currículo no son necesarios en sí mismos, sino “vehículos” para obtener las habilidades subyacentes que realmente queremos y necesitamos transmitir a los alumnos. La escuela debería enseñar las cuatro habilidades subyacentes fundamentales: el pensamiento eficaz, la acción eficaz, las relaciones eficaces y los logros eficaces.
Con la mayoría de las materias que impartimos podemos desarrollarlas, pero es conveniente que cada alumno las reciba en diferentes cantidades y presentadas en función de sus intereses particulares.” (Prensky M. 2015)
Marc Prensky pone a nuestra disposición dos libros que nos van a ayudar a comprender a una generación muy válida y con un potencial muy grande, pero que sigue otros esquemas.
Desde Role Learning llegamos a la siguiente conclusión: Para llegar a Marte no podemos usar el mismo vehículo que llevó al hombre a la Luna. Cuando aquel 16 de julio de 1969 en Cabo Cañaveral, el Saturno V despegó del suelo impulsando al Apolo 11 hacia la proeza más grande jamás realizada por el hombre fuera de nuestro planeta, era la tecnología más avanzada que se podía emplear para aquella misión. Ya han pasado casi 50 años y aquel aparato es una pieza de museo. Hoy en día, nuestros alumnos manejan herramientas mucho más potentes que la que llevó al hombre a la Luna, cuando ni tan siquiera existía Internet.
Desde Role Learning hemos diseñado un sofisticado vehículo para llegar más rápido y mucho más lejos a la adquisición de las competencias clave. Un Contexto Educativo Diseñado (CED)
Adquisición de la Lengua Inglesa·Recursos

A fairy door in our class!

fairy-door-cat

Un hada o un duende en clase. Podemos llevar a nuestros alumnos a vivir la magia y la fantasía con este simple gesto: coloquemos una puerta al mundo de la imaginación en nuestra clase y… ¡veamos lo que ocurre!

Consiste en generar emoción e ilusión… ¡necesitamos crear ambiente!

“¡Hoy tengo algo muy especial que contaros! ¿Alguien sabe qué es esto? ¿Qué puede significar esta puerta? ¿Para qué puede servir?”

“Es una puerta mágica. Si la colocamos en la clase y dejamos al lado esta llave, quizá algún hada o algún duende durante la noche venga a visitarnos. Solo cruzan a nuestro mundo por la noche, cuando nadie les ve, pero a veces nos dejan cartas contándonos cosas del lugar mágico en el que viven. ¿Queréis que probemos a ver si tenemos suerte y quieren ser nuestros amigos?”

“Vamos a escribir una carta para que puedan saber algo de nosotros si cruzan a nuestro mundo”

“Si mañana al llegar no están las cartas y se han llevado la llave… ¡sabremos que alguien ha venido a visitarnos y que quiere ser nuestro amigo!”

A partir de este momento… la creatividad, la ilusión y la imaginación volarán hacia ese Contexto Educativo Diseñado que iréis construyendo juntos.

Ideas para llevarlo a la práctica:

Podéis encargar la puerta aquí o aún mejor… ¡fabricad vuestra propia puerta!

Perfecto para potenciar el inglés: el hada y/o el duende viven en un mundo mágico en el que se habla inglés. ¡Perfecto para trabajar la lectoescritura en lengua inglesa! ¡Bonus en escritura creativa!
Si los alumnos son pequeños para escribir cartas, pueden “regalarles” palabras de su mundo y el hada y/o duende les “regalará” palabras de su mundo. ¡Será maravilloso escuchar las interpretaciones que hacen vuestros pequeños de estas palabras!

Podemos regalarle también dibujos, podemos imaginar cómo es nuestro/a hada y/o duende y al día siguiente nos dirán en lo que hemos acertado… Regalemos adjetivos para adivinar cuáles son sus rasgos de personalidad…

¿Y si un grupo de alumnos más mayores se encargan de ser esas hadas y duendes? Podemos fijar un día mágico a la semana en el que recibimos las cartas, dibujos, etc.

Stepping-Stones-Inside-600x600

Recursos

Viaje a Macondo

Viajar a través de la literatura es uno de los grandes placeres que tiene esta vida, un placer estrechamente relacionado con la metodología Role learning. Quizá, porque ésta fue creada desde la pasión por las grandes obras literarias, quizá, porque nuestra inspiración surgió, en gran medida, de aquellos consagrados autores que, por ser capaces de imaginar, hicieron realidad aquello que otros no podríamos haber conocido sin las páginas de sus libros.

Diseñar un contexto educativo, consiste en imaginar el escenario perfecto para que se produzca el aprendizaje. Se trata de introducir al alumno en una realidad diseñada para que no quiera salir de ella y se convierta en el protagonista.

La situación ideal es que el CED abarque toda la realidad escolar, cuanto más real, mayor éxito alcanzaremos. Sin embargo, también es posible diseñar pequeños escenarios aislados en los que provocar situaciones de aprendizaje.

Una simple clase de lengua puede transformarse en un CED, si así se desea. ¿Qué queremos aprender? ¿Vocabulario? ¿Los sustantivos? ¿Expresión oral? ¿Expresión escrita?… ¿Cuál sería el escenario ideal para ello? ¿Dónde tendrías la necesidad de aprender lo que quieres enseñar?

EN MACONDO

Os proponemos la siguiente actividad, un aperitivo de lo que podría ser Role learning en estado puro.

La sesión fue diseñada para un grupo de alumnos de educación primaria entre los que se encontraba un alumno de habla china sin conocimientos de español. El objetivo para los alumnos de lengua española era aprender el concepto de sustantivo, identificarlo y discriminarlo de otras categorías gramaticales. El objetivo para el alumno chino era adquirir vocabulario básico.
Como vemos, si creamos el contexto adecuado, todos los alumnos tienen la posibilidad de ser protagonistas, tengan unas u otras necesidades.

Imaginemos una clase de lengua, en una sesión de cincuenta minutos. Entremos al aula y coloquemos en el lugar más visible un cartel con la siguiente inscripción: MACONDO.

Sin más preámbulos, sin otra introducción que nuestra convicción de estar en Macondo,  procedamos a realizar la siguiente lectura:

Un día  [Aureliano] estaba buscando el pequeño yunque que utilizaba para laminar los metales, y no recordó su nombre. Su padre se lo dijo: “tas”. Aureliano escribió el nombre en un papel que pegó con goma en la base del yunquecito: tas. Así estuvo seguro de no olvidarlo en el futuro. No se le ocurrió que fuera aquella la primera manifestación del olvido, porque el objeto tenía un nombre difícil de recordar. Pero pocos días después descubrió que tenía dificultades para recordar casi todas las cosas del laboratorio. Entonces las marcó con el nombre respectivo, de modo que le bastaba con leer la inscripción para identificarlas. Cuando su padre le comunicó su alarma por haber olvidado hasta los hechos más impresionantes de su niñez, Aureliano le explicó su método, y José Arcadio Buendía lo puso en práctica en toda la casa y más tarde la impuso a todo el pueblo. Con un hisopo entintado marcó cada cosa con su nombre:mesa, silla, reloj, puerta, pared, cama, cacerola. Fue al corral y marcó los animales y las plantas: vaca, chivo, puerca, gallina, yuca, malanga, guineo. Poco a poco, estudiando las infinitas posibilidades del olvido, se dio cuenta de que podía llegar un día en que se reconocieran las cosas por sus inscripciones, pero no se recordara su utilidad. Entonces fue más explícito. El letrero que colgó en la cerviz de la vaca era una muestra ejemplar de la forma en que los habitantes de Macondo estaban dispuestos a luchar contra el olvido: Esta es la vaca, hay que ordeñarla todas las mañanas para que produzca leche y a la leche hay que hervirla para mezclarla con el café y hacer café con leche.

A continuación, describamos la situación para asegurarnos de que la han comprendido, es decir, comuniquemos el CED a nuestros alumnos.

Nos encontramos en Macondo, padecemos una peste que nos hace olvidar el nombre de las cosas, necesitamos una estrategia, sigamos el método de Aureliano. Para ello, debemos utilizar pos-it para nombrar cada uno de los objetos que nos rodean. Disponemos  de 10 minutos. 

 A partir de aquí podemos trabajar en función de nuestros objetivos. Se leen las palabras en voz alta, se reparten los pos-it y se analizan los sustantivos, escribimos una historia, ordenamos por campos semánticos, introducimos el género y el número, buscamos en el diccionario, dibujamos, incrementamos nuestro vocabulario personal…etc.

En resumen, de un simple fragmento literario podemos dar a vida a un sencillo contexto educativo.

 

Libros

Inteligencias múltiples

La inteligencia es el uso eficaz que hacemos de nuestros conocimientos para comprender y resolver problemas. Role Learning apuesta por una educación personalizada que respete los tipos de inteligencia que se identifiquen en los alumnos.

La función del maestro es ayudar a los alumnos a diseñar estrategias y desarrollar destrezas de pensamiento para alcanzar unos resultados positivos, aprovechando siempre el tipo de inteligencia que predomine en él. El alumno será capaz de resolver el mismo problema con el que se enfrentarán también sus compañeros pero, desde una óptica distinta y, seguramente, siguiendo un camino por el que se sienta más seguro.

No consiste en personalizar los problemas o retos, sino en respetar los caminos que elijan los chavales para resolverlos de forma eficaz. Resolver un mismo problema a través de distintos itinerarios. Diseñamos contextos educativos donde educar la inteligencia de nuestros alumnos dándoles el protagonismo de su propio aprendizaje.

Tenemos que evitar diseñar las actividades en función de la herramienta de evaluación que nos resulte más cómoda o tengamos más a mano.

Howard Gardner, teórico de las inteligencias múltiples, y otros autores, insisten en la importancia de conectar la escuela con el mundo real.

“En la mayoría de las culturas occidentales, la tarea de aprender los sistemas notacionales se lleva a caWP_20170306_21_03_40_Probo en el entorno relativamente descontextualizado de las escuelas. Muchos estudiantes son incapaces de establecer una conexión entre sus conocimientos de sentido común y los conceptos acuñados, presentados en un contexto escolar.”(Gardner, H. 2011)

“Aunque el conocimiento escolar a menudo está disociado de los contextos del mundo real, es en los contextos ricos, específicos de una situación concreta, donde las inteligencias se desarrollan por lo general de forma productiva. El tipo de conocimiento requerido en los lugares de trabajo y en la propia vida personal con frecuencia implica un acto de pensamiento colaborador, contextualizado y específico de una situación concreta” (Gardner, 1990; Resnick, 1987; Rogoff y Lave, 1984)

“Nuestro problema educativo más difícil no es subir las calificaciones en los exámenes, sino conectar la educación de nuestros jóvenes con la vida real y el mundo del futuro, que evoluciona velozmente. Debemos rediseñar nuestra educación para que nuestros estudiantes la perciban como real, conectarla con el mundo que ven y conocen” (Prensky, M. El mundo necesita un nuevo currículo Pág 77)

Montserrat Del Pozo comparte con nosotros, a través de este libro, la experiencia que ha llevado a cabo en un colegio de Barcelona.

WP_20170306_21_12_58_Pro

Libros

Un poco de formación

No podemos ignorar la generosa aportación de tantos colegas al mundo de la educación. Con este material, que ha enriquecido nuestra labor docente y que, en algún caso, ha sido la simiente del proyecto Mirlo Blanco-Role Learning. Os proponemos que hagáis un estudio en profundidad de aquellos métodos educativos que están dando tan buenos resultados en las escuelas de medio mundo, Aprendizaje cooperativo, AbP, Método del caso, Seminario Socrático, etc. Os podrán servir como punto de partida en este viaje de transformación hacia una escuela del siglo XXI basada en Contextos Educativos Diseñados con el método Role Learning.

Para empezar…

El aprendizaje cooperativo

“La diversidad es inherente a la condición humana. Aunque compartimos rasgos comunes, cada uno de nosotros es diferente de los demás y, por tanto, tenemos unas características y necesidades distintas.

A pesar de que todos somos conscientes de esta diversidad y en muchos ámbitos de la vida cotidiana se acepta sin mayores problemas, en el ámbito escolar sigue siendo -nunca mejor dicho- una asignatura pendiente. Seamos sinceros: la diversidad constituye uno de los retos más importantes de la labor docente. Gestionar el proceso de aprendizaje de alumnos diferentes dentro del mismo itinerario escolar conlleva la necesidad de apostar por contextos educativos en los que sea posible dar a cada uno lo que necesita y no a todos lo mismo. Sin embargo, esta empresa, que no resulta nada fácil, solo puede afrontarse desde la certeza de que el aprendizaje constituye un proceso de elaboración personal que es distinto en cada individuo y que, aunque compartan la escolaridad, no hay dos estudiantes que aprendan lo mismo, del mismo modo, ni al mismo tiempo.

Por tanto, es necesario que entendamos el aula como un lugar en el que ocurren cosas distintas al mismo tiempo; un espacio en el que alumnos diferentes avanzan por caminos distintos hacia la consecución de las mismas metas. Y, paradójicamente, la mejor forma de gestionar esta diversidad en el aula no consiste en entender el aprendizaje como un acto individual y silencioso, sino como un acto compartido en el que los alumnos trabajan juntos maximizando las oportunidades de aprendizaje de todos” (Zariquiey, F 2016: 135)

wp_20170303_21_05_42_prohermanosjohnson